Prescindir
Poco importa. Igual todo terminará

martes, 14 de abril de 2009
Esta mañana paré a un colectivo que parecía el que tomo regularmente, pero cuando paró noté que el número de la linea no se correspondía. Sin embargo, como esa linea está comprando unidades nuevas, me acerqué a la puerta y le pregunté al colectivero... que no era colectivero sino colectivera. Tenía los ojos pintados de azul, lapiz labial rojo, unos súper aros, pelo semi largo y tacazos como para bailar flamenco. El resto del outfit era "standard colectivero" es decir la camisa azul y jeans. Es la primera vez que veo a un cross dresser en una actividad como colectivero.

Me saqué el auricular del oído para preguntarle si llegaba hasta la calle Perú y noté que estaba escuchando música de unos parlantitos que tenía al lado. La canción que sonaba era perfecta para el momento.

Los dejo con lo que el/la bondiman/bondiwoman estaba escuchando.


Posted by Nat at 10:31 |

3 Comments:

At 24 de abril de 2009, 11:10, Blogger kielov said........
Jajaja, otra excelente historia urbana! Debería hacerse un corto!!...me imaginé planos cerrados, de abajo hacia arriba va la cámara mostrando sus zapatos, su jean, su camisa, sus ojos...su more than a woman.
 


At 24 de abril de 2009, 11:16, Blogger Nat said........
Gracias! Tengo una amiga que dice que yo tendría que salir con una cámara al hombro para registrar estos sucesos.

Esta fue una de las cosas más locas que he visto en un colectivo. Pero me enterneció mucho lo respetuosos que eran todos los pasajeros, nadie hizo un comentario forro, muy bien. A veces Buenos Aires me sorprende bien.
 


At 27 de abril de 2009, 14:42, Blogger kielov said........
Pero ojo, si llevás cámara, esas cosas dejan de suceder, son tímidas...