Prescindir
Poco importa. Igual todo terminará

sábado, 2 de febrero de 2008
Hace unos días que no posteo porque estoy con bastante trabajo en la oficina. Pero planeo volver a posteos más regulares.
Les cuento una pequeña historia que me tuvo de protagonista la semana pasada. Yo estaba esperando un colectivo para volver a mi casa, atrás mío hicieron la fila unas mujeres de unos cuarenta y pico de años que volvían de shopping, me preguntaron si esa era la fila para el 64 (hay dos paradas muy cerca una de la otra y las filas se suelen confundir) Les dije que sí y a los cinco minutos llegó nuestro colectivo. A veces pasa que los bondis paran más o menos lejos porque ahí hay muchos colectivos, entonces la fila se tiene que desplazar hasta donde este parado. El tema es que estas dos incivilizadas, se "olvidaron" de la fila y me pasaron por arriba! Cuando subieron al colectivo una de ellas puso sus bolsas en el último asiento libre antes de sacar el boleto! Sacaron el boleto y se sentaron, obviamente en los lugares que me hubiera correspondido a mi y a otras personas que estabamos antes.
Una de ellas me ve a mi y me dice:
-Sentate, si querés.
¡La muy caradura se cree que me está haciendo un favor! Yo le contesto lo siguiente:
-No, gracias, señora, usted es mayor, siéntese.
Pálida y con cara desencajada se sentó en su asiento, creo que nunca le resultó a alguien tan feo viajar sentada en un colectivo lleno.

Etiquetas: ,


Posted by Nat at 15:47 |

4 Comments:

At 3 de febrero de 2008, 1:35, Blogger kielov said........
Ay, pero como me irritan ese tipo de viejas!!!
 


At 3 de febrero de 2008, 13:22, Blogger Nat said........
Yo siempre digo que debe estar bueno llegar a vieja, porque basicamente te cagas en todo el mundo y haces lo que se te canta el orto. Gracias por el comment, kielov!
 


At 5 de febrero de 2008, 15:38, Anonymous morella said........
jaaaa, te pasaste! Muy buena contestación.
 


At 7 de febrero de 2008, 15:19, Blogger Nat said........
Gracias, Morella!

A veces tengo momentos de inspiración