Prescindir
Poco importa. Igual todo terminará

miércoles, 9 de enero de 2008
Yo no me considero la mujer más femenina del mundo, ni tampoco la menos femenina. Creo estar en la media que busca sentirse y verse prolijas sin demasiado esfuerzo. Reconozco que hay muchísimas cosas que debería hacer pero que no hago por haragana. Y que prefiero toda la vida no complicarme con cosas que sé que no me harían una belleza instantánea pero que mejorarían mi aspecto físico.

Esta larga introducción es simplemente para explicar que como muchas otras me depilo las cejas, (con moderación no quiero que me quede la cara como un culo) las piernas, y el bigote (no me gusta decir bozo, parece algo horrible, bigote es masculino pero suena más real). Cada vez que tomo las pinzas para hacer los retoques finales o me estoy maquillando (mi maquillaje es un asunto muy liviano, solo un poco de base y corrector de ojeras), mi marido, Mr. Nat, invariablemente me hace algún comentario del estilo “No te preocupes por esas cosas, el pelo vuelve a crecer” .

Realmente no me molesta porque en muchos casos me dio a entender que le gusta tal cual como soy (sin crema, ni tapa ojeras) pero me parece que no entiende una parte importante de todo éste embrollo femenino, y es que uno hace estas cosas por una misma (por lo menos en mi caso es así) Me encantaría verme al espejo sin cara de cansada o los ojos hinchados después de dormir (o tomar) demasiado. Sería fantástico ponerse una bikini y que todo este espléndido. Y sé positivamente que me sentiría más segura (ojo la autoestima no me preocupa, creo que no tengo ese problema) Creo al menos que es por eso que hago estos pequeños sacrificios -y en mi caso es casi una exageración llamarlos “sacrificios”, porque no me privo de nada-. Y aunque él no lo entienda ya los seguiré haciendo.


Posted by Nat at 15:38 |

5 Comments:

At 11 de enero de 2008, 10:21, Blogger Florence said........
No, Nat, vos estas loca. Te conseguiste un Mr. Bridget Jones que te ama "just the way you are" y te preocupas por un pelito de mas, un rollito que se escapa, unas ojeras que asustan? Aparte, ¿Que tanto lo hacemos por una y que tanto lo hacemos por el resto de los habitantes del planeta? Siempre odie (y odio, aunque lo hago) esta compulsion de las mujeres por el dolor y la belleza.
 


At 11 de enero de 2008, 10:49, Blogger Nat said........
"Not thinner or wittier or with a slighlty smaller nose?" Me hizo acordar a esa partecita del libro (o era en la película, nevermind, ya lo buscaré)

Anyway, Florence, yo realmente lo hago por mi. Y gracias por decirme que encontré a mi Mark Darcy es una linda forma de expresarlo. Yo soy una de las que están obsesionadas con Pride & Prejudice. Creo que puedo citar cosas de memoria del libro!
 


At 11 de enero de 2008, 10:56, Anonymous P said........
Estoy totalmente de acuerdo, uno lo hace por uno mismo y no por los demás. Sin ir más lejos, alguna vez me han sugerido que si quería resultar "más atractiva para los demás", tenía que dejarme el pelo largo, y si era posible, teñirlo de rubio (lo cual me quedaría tan espantoso como a la pobre Amy W.)
 


At 11 de enero de 2008, 11:26, Blogger Nat said........
Tal cual, baby! La cantinela del pelo largo es muy popular entre los hombres. Y la de las rubias...pfff! Cómo si a todo el mundo le quedara bien el rubio! No somos todas iguales. Y creo que lo que quieren lograr es que nos volvamos un clon de alguna mina totalmente indistinguible de otra.
 


At 17 de enero de 2008, 20:18, Blogger G&G said........
Chicas, no nos engañemos. No existen el hombre al que no le preocupe la belleza femenina. Sólo que cuando hay armonía, dicen que no les importa, pues todo permanece en su lugar... Pero escuchenlos mofarse de los kilos de más!